¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

medicinapersonal

Test de Aliento para Helicobacter Pylori

Se sabe que existe una elevada frecuencia de la infección por H. Pylori en la población asintomática y que aumenta hasta más del 50% en la edad avanzada. Dicha infección puede provocar inflamación, gastritis, úlceras, e inclusive se ha relacionado con neoplasias gástricas. En estos casos, como es lógico, un tratamiento efectivo de estas lesiones requiere la erradicación del Helicobacter pylori.

Por otra parte, existen una serie de indicaciones más controvertidas y no reconocidas por todas las guías clínicas existentes en la actualidad, como podrían ser los siguientes:

Pacientes con ERGE (Enfermedad por reflujo gastroesofágico)

Pacientes en tratamiento con AINEs. Los pacientes portadores de H. Pylori podrían tener un riesgo 3 veces superior de presentar lesiones gástricas que los pacientes sin infección por esta bacteria. El screening y tratamiento de la infección reduce significativamente el riesgo de úlcera en pacientes que inician tratamiento a largo plazo con AINEs.

Pacientes en tratamiento a bajas dosis de A.A.S.

Prevención de cáncer gástrico. La identificación y posterior erradicación de H. pylori reduce el riesgo de cáncer de estómago en los familiares de pacientes con cáncer gástrico.

El test del aliento es una técnica muy sencilla y con nulas molestias para el paciente: únicamente consite en tomar unos comprimidos que contienen urea, ingerir una cantidad de líquido predeterminada, y pasados escasamente 20 minutos, soplar a través de una pajita en unos recipientes especialmente diseañados. Posteriormente se analizará el contenido del aire exhalado en estos recipientes, buscando los productos de la degradación de la urea que habría realizado el H. Pylori, de estar presente en el estómago.

La fiabilidad de la prueba es incluso superior a la toma de biopsias de la mucosa gástrica realizadas durante la endoscopia. Se trata, por lo tanto, del patrón oro en el diagnóstico de la infección por Helicobacter pylori.